cojiendo con escuincla putita

Ya te conté de un masajista de su ciudad.
Luego seguí con sus piernas, y se busca un hombre capitulo 81 se las abrí un poco, para poder seguir con el siguiente paso, que fue pasar mis manos por adentro de sus piernas, subí por las nalgas, para verificar que en efecto no tuviera calzoncitos, y seguí subiendo por.
Bueno, allí estuvimos ver serie ciega a citas de cuatro un buen rato, y sí accioné el aparatito varias veces, y varias veces ella se estremeció con la vibración dentro de su vagina.Seguí con mi ceremonia de masaje, pasando mis manos desde la nuca hasta debajo de su espalda, y por sus costados, en donde quería yo alcanzar sus pechos.Por supuesto que mi hija estaba que se moría de calentura, y le dije que me vendría pronto dentro de ella, y me pidió que lo hiciera, porque quería sentirme viniéndome en ella.Ese secreto que tenemos los dos mujeres buscando pareja en ga es tan delicioso, que siempre buscamos estar juntos.Luego, la desnudé, y le pregunté cómo le había ido con la masajista, en ese momento fue que me contó todo lo que le hizo, y por supuesto eso subió aún más su calentura y la mía.Le dije que no, y luego le conté mi relación con mi hija.Subí mis manos a su espalda, tratando de masajearla, pero también acercando mi verga cada vez más a su coño.Bueno, ella con el pretexto de venir a verme, llegó desde la ciudad donde vive.Le metí hasta cuatro dedos en la vagina, luego le volví a meter el Sub para que tuviera otro orgasmo, y finalmente acerqué mi verga a su vulva, y la penetré poco a poco, hasta el fondo.Las dos hijas que tengo siempre buscan cuidarme para que no me falte nada, aunque no necesito en realidad que lo hagan.Cuando el glande se escondió entre los labios de su vulva, paró su culo y tuvo una serie de espasmos, un tanto ruidosos sus gemidos, pero no cabe duda que su orgasmo fue muy placentero.



En fin, mi hija salió de allí totalmente eléctrica, y aceptó que fuéramos a un sex shop que está en el área de satélite a comprar algún juguetito, pero finalmente ella no se bajó del carro.
Gimió cuando la chica acercó sus manos con aceite muy cerca de su vulva, dejándolas ir descuidadamente hasta ella, pero volviendo de inmediato a las piernas, y más rico cuando subió a sus nalgas, que masajeó con movimientos circulares, de tal manera que las abría.
Allí dejó que los muchachos se dieran gusto viéndole las piernas.
Pero con la hija menor, nos buscamos siempre.Dice mi hija que esa chica sabe tratar muy bien a otra, y que sabe dar placer.Así que le compré un sub que es una especie de huevo grande, que vibra y da una especie de toques, como los que dan los aparatos para adelgazar.En fin, movía las caderas para adelante y para atrás, y gemía como loquita.Me gusta pellizcarlos un poco, y a ella también.Cuando ella tiene un orgasmo, pone cara de gozo, parece una putita, para los labios, como queriendo tener un pene en ella, y pone cara de morbosa y cachonda.


[L_RANDNUM-10-999]