putita con botas altas

Me vas a ayudar a recuperar el tiempo perdido.
Entonces se me ocurrió la idea de simular que me iba de casa.
No hay contactos sexual lima ninguna prisa, Tere no llegará antes de las 9, así que tenemos tiempo.
Bajó por mi vientre, deslizando sus dedos con suavidad, y siguió bajando.Mi madre no se hizo de rogar, se puso a gatas y le ofrendo su sexo como una perra en celo se exhibe, expone y ofrece.Por fin, después de unos interminables tres cuartos de hora sonó el timbre, putitas ardientes en el mall pegue mi oreja a la puerta y escuche el taconeo de mi madre corriendo a abrir la puerta.En ese momento me di cuenta de que toda mi ropa estaba en el salón-comedor, así que salí desnudo y me quedé petrificado cuando entré en el salón y me encontré con Patty de nuevo.Yo no podía creer lo que oía de la boca de mi madre.Desde que tenia quince o dieciséis años yo estaba atormentado por la tía Luci.Veras como te la va a cuidar y mimar la depravada de tu madre.Ay, me rompes cabrón, me rompes, voy a reventar, que no me cabe tu trancón, hijo, que no me cabe!



Bueno pues para la pista se fue mientras yo la miraba y pensaba, lo buena que esta, y el polvo que la iba a echar esta noche, o ella a mi, porque normalmente cuando esta con unas copas de mas es ella la que.
Oí como se abrían y cerraban puertas y me moría de impaciencia por ver a las dos jamonas cachondas.
Pense que tenia que ser yo quien decidiera.
Al parecer tenían un lío con dos tíos a los que estaban esperando cuando había aparecido yo tan inoportunamente.
Mama que culazo tienes, putorra, que culazo y como me gusta, y los muslazos y las tetas.Mamá se había puesto unos zapatos negros de tacón muy alto, medias negras con costura, una falda muy estrecha, roja que le llegaba hasta justo por encima de las rodillas, pero completamente abierta a un lado donde la apertura se extendía hasta dejar ver sus.Pero yo, como un poseso, sin atender a sus gritos, con ambas manos le agarre y estrujé las tetorras y metía y sacaba mi tranca como un loco, con desesperación, con frenesí, con abandono, sin importarme sus aullidos, su dolor, ni sus quejas.Yo desde mi habitación tenia una visión gloriosa de su estupendo culazo.Puri, jodia que suerte tienes, después de todo, hoy vas a desvirgar un culo!Luci se puso bajo ella en el sofá y mamando de las enormes y colgantes ubres decía: Vas tú a envidiar mis tetas cuando tienes estos hermosisimos melones.Mi madre, cuando se repuso de su turbación, para explicar aquella situación, me dijo que las dos habían ido juntas de compras y se estaban probando la ropa interior que se habían comprado aquella misma mañana.

Como te he dicho, una vez un tío me ha satisfecho de verdad yo le sacrifico mi culo.


[L_RANDNUM-10-999]