Después de casada busca hombre temuco aquella increíble experiencia con el padre de Aldana me di una ducha y me acosté.
Hice el trabajo de apertura con mi lengua para después ponerle un dedito dentro, notando con placer como sus músculos se contraían y lo encerraban en milanuncios zaragoza contactos con mujeres ese lugar caluroso y tierno.
Me quedé leyendo un ratito y antes de apagar la luz escuché que Aldana me llamaba así que salté de la cama y entré en su cuarto para ver que necesitaba.
Cuando iba camino al cuarto me di cuenta que tenía la boca seca y mi entrepierna muy húmeda.
Empapó mis pezones con ella, envolvió cada uno con sus labios y los mujeres de compañia en leon succionó una y mil veces, los estrujó con sus dedos, juntó mis pechos en el medio de mi tórax y su lengua vago de un pezón a otro frenéticamente, lamiéndolos, excitándolos.Ellos, sin saberlo, habían encendido la mecha de deseo que anidaba en mi interior y parecía difícil de apagar fácilmente.Logré un orgasmo increíble, prolongado, uno de los más placenteros que había tenido hasta ese momento y sabía que se lo debía a Francisco y a Aldana.Me disponía a subir al cuarto cuando se abrió la puerta de la calle y entró Francisco, se notaba que recién llegaba de su salida nocturna.En medio de la madrugada me desperté para bajar a tomar algo a la cocina y vi que la cama de Aldana estaba vacía, pero no me preocupé porque calcule que estaría en el baño o habría tenido la misma necesidad que yo, así que.Pero obviamente era en la ficción, no tiene porque ser en la realidad.No me dejes así, papá!Voy a acabar Aldana, no dejes de cogerme!



Al día siguiente nos levantamos alrededor del mediodía, así que no desayunamos más que una frugal taza de café y nos dedicamos a tomar sol al borde de la piscina hasta que llegó Francisco y a la media hora la empleada nos sirvió el almuerzo.
Regresamos a la capital exhaustas, pero felices, conformes con nosotras mismas y más unidas que nunca.
Las dos permanecíamos arrodilladas en la cama, sin dejar de acariciarnos, recorriéndonos ávidas cada parte de los cuerpos, aumentando el calor que de ellos emanaba.
Las manos de Aldana, más expertas que las mías, bajaban por mi vientre como alas de mariposa para poder posarse en el nacimiento de mi vulva, abarcándola con una sola mano, encerrándola en ella, apretándola entre sus dedos con una delicadeza y a la vez.
Bajó con su boca por mi estómago chupando cada centímetro de piel, tratando de refrescarla con su saliva y llegó a mi entrepierna.Y se acostó en la cama, dejando sus piernas abiertas frente a mi cara.- Me acomodé, acostándome sobre mi estómago y dejé mi cara frente a ese panorama super excitante que era la concha empapada de Aldana, rebozante de flujo, cubierta solamente por una fina.El anuncio de Rajoy, dos años y seis semanas después de la caída en Botsuana, Don Juan Carlos, de 76 años, ha decidido abdicar.Veamos algo más- dijo, sacando sus dedos de allí.Hummmmmm, ábrete más amor, dame lugarcito!.- Y de un solo empujón, me lo metió completo, dejándome sin aliento, pero con fuerzas suficientes como para empezar a moverme a su ritmo.Massssssssssssssss!.- Yo sentía que eso era algo enloquecedor, quería que miles de manos me acariciaran, que miles de dedos me tocaran y miles de lenguas me lamieran todo el cuerpo, llenándomelo de saliva.Adentro y afuera, adentro y afuera, los movimientos de las caderas de él empujando dentro de mí se acoplaban a la perfección con las entradas de mi lengua en la vagina de su nena del alma.El vacío legal existente en España respecto a la sucesión hace que el monarca tenga que esperar hasta que el proceso, inédito en nuestro país, haya terminado.Bajé nuevamente por su vientre y cuando llegué otra vez a su entrepierna le levanté las caderas dejándola en un ángulo de 45 grados, expuesto su culito frente a mi boca.


[L_RANDNUM-10-999]